Cómo convertirme de periodista gráfico en comunicador integral para web

Reconocer la diferencia entre la redacción de un texto para imprimir y recopilación de información para un portal web es una de las claves

Periodismo digital Por: Carlos Mondino 30 de junio de 2017
maquina de escribir

Comenzar este texto reconociendo que no tengo experiencia en periodismo gráfico es primordial para que tu entiendas que mis opiniones y análisis sobre la forma de trabajo de los medios impresos surge de la observación y el estudio de ellos tanto en la vida cotidiana como en el ámbito universitario, y además, de haber compartido redacciones para portales web con periodistas provenientes de ese ámbito.

Los medios impresos pierden protagonismo día a día ante el imponente flujo de información que circula en la red y la imagen de un lector pasivo, en un cómodo sillón, con un café humeante sobre una pequeña mesa y la edición dominical en sus manos, o la del empresario que antes de llegar a la oficina pasa por el puesto de diarios a buscar el matutino, ya son un mero recuerdo.

Es más, podría asegurar que muchos millennials ni siquiera saben de qué estoy hablando.

Lo cierto es que muchos periodistas se “criaron” (profesionalmente hablando) en redacciones de medios gráficos que fueron “agregando” con el correr de los años la versión web de su publicación.

En esas versiones web, aún hoy en día, muchos de ellos vuelcan los mismos textos que fueron o van a ser impresos y enviados a la calle para ser leídos de la forma tradicional por quienes aún mantienen las costumbres informativas del pasado (no muy lejano pero pasado al fin). En mi opinión, una metodología discutible.

En mi primer artículo para este blog, hice hincapié en cómo escribir para medios periodísticos digitales analizando las cuestiones más morfológicas del texto para portales de noticias.

En esta publicación opinaré sobre cuales creo que son los motivos por los que un texto para ediciones impresas no es el mismo para una edición digital, sin hacer referencia a las cuestiones de titulación, que ya fueron expresadas en este artículo. (ver artículo)

Para ilustrar mejor los conceptos, citaré varios fragmentos del artículo ¿Cuál es la diferencia entre un texto para web y un texto impreso? de José Fermín, quien es Operations Manager LATAM del portal marketingdecontenidos.com.

Diferencias entre Lector y Audiencias
Coincido con Fermín en que el perfil de las audiencias de artículos online “es muy diferente del de aquellos que se sientan a leer el periódico.

Él considera que “el universo virtual ofrece muchas opciones al internauta. El usuario tiene varias ventanas abiertas al mismo tiempo, y si el contenido no fue atractivo y satisfactorio, basta un clic para perder la oportunidad de que lean tu texto”.

El lector actual es dinámico, rápido y, muchas veces, ansioso. Por eso, a la hora de escribir un texto para la web, es importante tener en consideración algunos principios que hacen que ese tipo de publicación sea esencialmente diferente de los textos impresos”, explica.

Bloques de texto, párrafos, subtítulos, descansos visuales
Lo he mencionado en artículo anteriores. A diferencia de quien lee un libro o una revista o un diario, las audiencias de Internet realizan un tipo de lectura diferente, por lo que debemos adaptar los textos para ellas.

Los párrafos demasiado extensos no le permiten a la audiencia realizar un escaneo de manera adecuada en busca de los datos que necesita obtener en un primer vistazo de un artículo.

No modificar un texto para la web por no infringir el tradicional manual de estilo del diario es lo mismo que decirle a un visitante de nuestro portal de noticias “no nos interesa tu biología, busca información en otro sitio”.

Es necesario darle espacios a la audiencia para que descanse su vista. La utilización de subtítulos puede ser una excelente opción a la hora de diagramar un texto web.

Otro modo de captar la atención es la utilización de bloques de texto de un tamaño distinto para destacar un dato importante.

Rompiendo la barrera de la regionalidad
Un medio impreso tiene un área determinada de distribución, y más si se trata de un medio regional o local.

Por lo tanto al redactar un titular, muchas veces se omiten datos importantes ya que el contexto del medio brinda al lector esa información faltante y se puede prescindir de ella.

Pero cuando las noticias son "colgadas" en un portal web, podemos romper esa regionalidad y llegar a cualquier parte del mundo.

Compartir los textos entre una edición impresa y una edición digital muchas veces confunde al internauta y no informa, debido a títulos descontextualizados.

Una misma noticia adaptada para audiencias de Internet, puede tener repercusión mundial muchas veces modificando solamente un título.

Fermín afirma que “el lector está apurado por conseguir la información que necesita con agilidad”  y, para ello, “es esencial para tener una buena experiencia de lectura. En un texto corrido de un periódico, con el formato tradicional, ese grado de dinamismo sería prácticamente imposible en la web”

Para ello aconseja que “si quieres convertirte en un buen redactor, mantén presente estas diferencias y usa y abusa de las ventajas de Internet”.

Te puede interesar